domingo, 30 de octubre de 2016

Un sueño que cumplir


¿Tenéis un sueño que cumplir? ¿tenéis un sueño que queréis que se haga realidad a toda costa?
El 90% de los días, lo único que hacemos es levantarnos, cumplir con nuestras tareas, dormir, levantarnos, cumplir nuestras tareas, dormir, y así día tras día, casi sin pensar que puede haber otro camino, sin pensar que tal vez lo que estamos haciendo no nos realiza como personas, sin pensar que puede llegar el día en que decidamos de una vez romper con todo e ir a por nuestra verdadera meta, esa meta que soñábamos desde pequeños y que veíamos inalcanzable.

No veo por qué no luchar por esa meta y conforme va pasando el tiempo, desgraciadamente, se va alejando poco a poco, ¿Por qué? Porque cada vez estamos menos capacitados para conseguirla, porque cada vez nos metemos más y más en un sistema que lo único que quieren es que estudiemos, que trabajemos, que no podamos ni abrir los ojos para conseguir nuestros sueños, nuestras metas.
Está bien que si necesitas estudios para alcanzarla, estudies lo suficiente, que si necesitas dinero, trabajes lo necesario, que te formes, que no lo dejes ni un segundo de lado porque ese segundo que lo estás dejando de lado no se recupera tan fácilmente o si no os lo creéis, mirad esos deportistas de élite. Ellos se juegan una posición, un récord, una medalla en tan sólo unos segundos, decidme, ¿qué hubiera pasado si esas personas días o meses antes no se hubiesen levantado de la cama porque no tenían ganas? Hubiesen sido humillados por sus rivales, incluso tal vez no se podrían haber clasificado para su respectiva competición.

Más allá de cualquier deportista de élite que se nos pueda pasar fácilmente por la cabeza, pensemos en los siempre olvidados, por ejemplo, los participantes de los juegos paralímpicos, ¿cuántas desgracias albergan? ¿cuántas veces no habrán podido levantarse de la cama? Y decidme, ¿dónde están? ¿cómo de orgullosos se sentirán sus padres? Que se me venga a la cabeza, estas personas son las que más difícil lo tienen para llegar a sus sueños y ahí están.

Hablo de deportes como podría hablar de científicos, astronautas o cualquier otro personaje que merezca reconocimiento pero en cambio, muchos de nosotros, analizadnos, puede que tengamos más o menos medios pero con empeño seguramente fuésemos capaces de todo lo que nos propusiésemos, y nos conformamos con el monótono día a día que tal vez nos lleve a lo más alto de nuestra satisfacción personal, pero seguramente no sea así.


 No seáis conformistas, no sirve de nada, ¿y si mañana os dijesen que os vais a morir? ¿qué pensaríais que os ha faltado por hacer para "moríos satisfechos? Pensadlo y quedaros con lo que penséis, así tendréis algo por lo que luchar día a día. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hasta aquí la entrada de hoy, no os olvidéis de comentar y de seguirme en twitter si lo deseáis y si queréis seguir viendo entradas así, de momento todos los domingos sobre esta hora. ¡Un saludo y hasta la próxima!

domingo, 23 de octubre de 2016

Compañera de viaje


Hace prácticamente nada que he llegado de viaje, un viaje de en total unos 600 km, un viaje por Cuenca, lugar que recomiendo y donde he estado genial, pero no vengo a hablaros del sitio, sino de la compañía.

Hace ya mucho tiempo que buscaba y necesitaba a alguien con quien compartir viaje, a alguien con quien disfrutar vistas y momentos que no sabes si se volverán a repetir y doy gracias a que a día de hoy lo he encontrado y he de decir que es mágica esa sensación de estar viajando y mirar a tu lado y ver y sentir la misma ilusión por conocer, o la misma satisfacción a la vuelta.
No me estoy refiriendo a tener necesariamente pareja como compañera de viaje, que en mi caso si es así, sino a alguien, una persona que te transmita lo mismo que tú transmites a la hora de conocer nuevos lugares, una persona que no le de pereza coger la maleta y vivir una nueva aventura, una persona que vaya contigo al fin del mundo si es necesario. Creo que es necesaria esa persona, totalmente necesaria  y por eso escribo esto. El mundo es menos malo, la vida es más feliz, todo cambia a tu alrededor, incluso el lugar que visitas parece más bonito porque la emoción que te aporta quien va a tu lado no te la va a dar ni el lugar más precioso del mundo. Siento no poder expresar esa sensación, pero creo que es inexplicable, es algo que agradezco un montón y que recomiendo a todo el mundo.

Si tuviera que poneros tarea para esta semana, sería exactamente lo que vengo  contándoos; salid a la calle, abrid una conversación, llamad por teléfono o cualquiera que sea el medio y buscad, buscad a esa persona que vais a saber qué vais a poder compartir una nueva experiencia, que os haga dudar dónde vas a estar el fin de semana que viene, que os haga sentir que  cada viaje va a ser especial.
Veía necesario esto porque para mí ha sido uno de los mejores viajes en mucho tiempo y si, es cierto, sin esa persona también hubiera estado genial, no lo niego, pero gracias a ella esa genialidad se ha vuelto incomparable a cómo podría haber sido el viaje sin ella.

La alegría que te aporta una persona con esa mentalidad de ganas de conocer mundo es indescriptible y ojalá que, en mi caso, siga años y años así, buen fin de semana y hasta la semana que viene.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hasta aquí la entrada de hoy, no os olvidéis de comentar y de seguirme en twitter si lo deseáis y si queréis seguir viendo entradas así, de momento todos los domingos sobre esta hora. ¡Un saludo y hasta la próxima!

domingo, 16 de octubre de 2016

Cambios


Llega un momento en el que piensas más allá de esperar a que llegue el fin de semana para poder salir de fiesta, en el que tus pensamientos se desvían más allá del presente, un momento en el que vas madurando y cada vez te haces mejor.

Atrás quedan bastantes cosas sabiendo que poco a poco desaparecerán o que llegarán pero de manera muy limitada y con cuenta gotas pero dándote cuenta de que gracias a la limitación de aquellas cosas que vas perdiendo puedes ir madurando como persona y hacerte cada vez más y más adulto.

Todo esto puede explicarse mejor con un ejemplo, en este caso personal, pues raro era el fin de semana en el que no bebía o en el que no me emborrachaba de tal forma que el domingo que me esperaba fuese cuanto menos insufrible o que llegase a mi casa prácticamente de día, pasándome la tarde en cama sin ganas de hacer nada. Hasta que un día quieres cambiar de una vez porque miles y miles de domingos habías pensado que por qué estar así, porque no merece la pena, porque te lo puedes pasar igual de bien sin beber, bebiendo menos, haciendo otro tipo de cosas... Y eso es lo que hice, eso sí poco a poco y no de manera radical hasta encontrarme con el problema de que mis amigos no apoyan esa decisión o incluso dicen que cambias o que no eres el mismo, pero al fin y al cabo, lo que hay que pensar y lo que pienso es que me tiene que gustar a mí y es lo único que vale.

Lo que quiero decir es que he cambiado, sí, y supongo y espero que para bien y que si lo he hecho ha sido para empezar, porque tengo valor para ello y para seguir porque doy gracias a que hay gente a mi lado que me seguirá apoyando pase lo que pase, y que gracias a darme un poco de valor he podido hacer cosas que antes no me hubiese atrevido para nada a hacer ya que me mantenía en esa inmadurez mental que nos encierra esta cultura de beber y beber y de intentar no mantenerse al margen de la sociedad y de resaltar lo mínimo posible, y hay que vivir y disfrutar lo máximo posible y perseguir los sueños que cada uno tiene al margen de que le parecerá al resto y de si te apoyarán o no, pues si la gente que tienes al lado no te apoya en tus decisiones o en la lucha por tus sueños no será realmente gente digna como para acompañarte en tu viaje.


Con esto os quiero expresar, al margen de cómo o cuánto haya podido cambiar yo mismo es que no os encerréis en cómo ser para gustarle a una u otras personas y que busquéis de qué forma os podéis llegar a querer más. Tengo la suerte de, a día de hoy, haber encontrado esa forma y os prometo que soy la persona que más me quiero, porque pienso que he luchado y lucho día a día por ello y que en el futuro recogeré mis frutos, ahora, os invito a vosotros a que encontréis la forma de cómo ser vuestro mayor fan.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hasta aquí la entrada de hoy, no os olvidéis de comentar y de seguirme en twitter si lo deseáis y si queréis seguir viendo entradas así, de momento todos los domingos sobre esta hora. ¡Un saludo y hasta la próxima!